viernes, 5 de mayo de 2017

PYMES, ¿una solución o más problemas?


La legislación de promoción de PYMES, ¿una solución o más problemas?



La flamante Ley 27264 que el gobierno nacional levanta como una gran bandera de apoyo a las PyMEs representa un avance en tal sentido, aunque en forma muy parcial. Comparto una opinión que surge de la experiencia profesional de asesorar y tramitar una cantidad importante de casos de Empresas  locales y regionales.

La realidad económica del último año y medio hundió a las PyMEs y las afectó en su nivel de actividad económica y en sus costos. La presión  tarifaria en  servicios públicos fue sólo un condimento extra del principal problema: la caída del nivel de actividad.

Esa realidad, nacional, se profundiza en el ámbito de la  Provincia del Chaco donde el mercado interno expresado a través del sostenimiento del consumo popular golpea y hace fluir otras realidades como la de los costos operativos y tributarios. Una economía en expansión, aunque sólo fuera  a un ritmo modesto, disimula las otras cuestiones.

Emerge como una receta una legislación que promete mucho y brinda  muy poco, especialmente para provincias como el Chaco.


Los beneficios
La nueva ley -de casí un año ya de vigencia- promete a las PyMEs, entre otras cuestiones y por orden de aparición:

a) Acceso en trámite simplificado a los RePro, una compensación salarial.

b) Exclusión del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta a partir de 2017.

c) Compensación por el impuesto a los débitos y créditos bancarios  (impuesto al cheque).

d) Pago diferido del IVA.

e) Fácil compensación y devolución de saldos acreedores.

f) Simplificar la determinación e ingreso de los impuestos nacionales.

g) Programas tendientes a compensar a las zonas de frontera  por asimetrías y desequilibrios económicos.

g) Promoción de las inversiones productivas a través del cómputo  del 10% de las inversiones como pago a cuenta de impuesto –hasta un límite del  2% de las ventas- y restitución de créditos fiscales con bonos.


Del papel a la realidad
La comunicación –web, redes sociales, correos electrónicos, presentaciones institucionales- es muy buena. Estéticamente muy vendedora.
Pero la realidad es muy diferente. De los 8 puntos citados los que efectivamente se cumplen son el b) –que es de aplicación automática- aunque  de escasa relevancia para la PyME local y el d) que no requiere de una tramitación  muy especial y sí es muy beneficioso. Luego, de los demás beneficios, 3 ni siquiera se aplican y los restantes tienen un rango muy limitado de empresas y una aplicación dificultosa – los citados a), c) y h)-
Me detengo en el rango muy limitado de su cobertura  y la aplicación dificultosa. Los requisitos y limitaciones son excesivos, por citar un ejemplo: una empresa que no obtiene ganancias paga el impuesto al cheque en forma plena, y la que obtiene ganancias –Micro/Pequeña- lo deja de pagar vía compensación, es decir que la que más dificultades tiene no puede acceder al beneficio.


Mecanismos ajenos a las posibilidades de las Empresas locales
Además, los Organismos  nacionales parecieran “emperrarse” en establecer –cada vez más- mecanismos complejos  y alejados de la realidad, por lo menos de la realidad de las economías regionales. A tal punto que herramientas que ya por su naturaleza son de utilización limitada requieren una suma de formalidades, tramitaciones, cumplimientos de fechas y presentaciones que escasas empresas –las muy organizadas, con un asesoramiento muy dedicado y con una inversión adicional de  recursos- pueden cumplir.
Es probable que la realidad circundante que viven algunos  funcionarios públicos les permita deducir que esas formalidades son alcanzables, pero en nuestras economías regionales predestinan el poco uso de esos beneficios.
Esos organismos ponen en las propias PyMEs el ejercicio de la actividad fiscalizadora, obligando a asumir costos que –se entiende- se pretenden bajar para promover la rentabilidad y una mayor  inversión. Planillas, uso de procesos web, aplicativos, presentación de archivos en formatos especiales y hasta el pago de una tasa por “tareas de verificación y control” del 3,5% del beneficio solicitado forman parte del menú que ofrecen la Secretaría de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa y la AFIP a empresas ahogadas por una realidad dura.

jueves, 27 de abril de 2017

Tristeza


Tristeza

Daniel San Cristóbal, Partido Frente Grande



La decisión de la Cámara de Diputados de endeudar la Provincia produce una enorme tristeza en quienes consideramos que la autonomía financiera es un tema crucial para asegurar la plena vigencia de la democracia y el ejercicio pleno del poder por las autoridades electas por el pueblo.

Los muertos no pagan

Así lo entendieron Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner al:

·         sacarse el yugo del FMI;

·          renegociar la deuda con quitas y en condiciones más favorables –los muertos no pagan-;

·         no aceptar las condiciones miserables que nos imponen los acreedores externos y mantenerse férreos en no acceder a los cantos de sirena del sistema financiero internacional;

·         y, además, facilitar un fenomenal proceso de desendeudamiento de las Provincias de nuestros país –Chaco debía en 12/2002 el equivalente a más cuatro años de ingresos y al terminar 2015 el 28% de uno-.


Es el proyecto, estúpido

El esquema de la alianza Cambiemos se puede sintetizar con pocos trazos: achicar el Estado, reducir la carga tributaria –en especial la de las empresas, no la de los consumidores-, apoyar los sectores económicos  (soja, petróleo, servicios…) que favorecen a la gran empresa nacional y/o trasnacional y financiar –dada la caída de ingresos por caída de actividad y baja de presión tributaria- con endeudamiento. No les importa un proyecto de país con autonomía popular, ellos son “el mundo” ellos son la dependencia.


No son ellos, somos nosotros

Entonces no hay que alarmarse por esa presión endeudadora. Ya pasó muchas veces, la última (antes de ésta) desde 1989 hasta la explosión de 2001.

Lo que alarma es cierta desmemoria y cierta falta de compromiso y oportunismo político que colabora para que ellos puedan desplegar su proyecto de destrucción del país.

Una buena parte de la oposición política en nuestro país –oposición hasta 2015 y oposición hoy- contribuyó al triunfo de Cambiemos, apostó al “cuanto peor mejor”. El PJ light de Massa, el progresismo blanco de manos limpias y acuerdos oscuros, el troskismo que se hace llamar izquierda, entre algunos de esos sectores. Callaron lo que sabían. Sabían lo que está pasando y se callaron para obtener probables réditos.

Otra parte de la oposición política –oficialismo hasta 2015 y oposición hoy- creyó  que a partir de diciembre de 2015, vía dinamitar la única oposición integrada con vida propia –el FPV-, pasarían por caja a cobrar su parte. El PJ anti CFK, buena parte de las/los senadoras/es, una porción de las/los diputadas/os nacionales  y los gobernadores –gran mayoría de ellos- se restregaron las manos, pensando que afectando la unidad triunfarían y serían seleccionados por el macrismo para remitirles ayuda. Hoy estamos sufriendo las consecuencias de su especulación e irresponsabilidad.

Los gobernadores son probablemente los que más cerca están sufriendo las consecuencias de sus propias torpezas. Un grupo de ellos le dio aire al proyecto que los ahorca. Temerosos, timoratos y oportunistas apoyaron el gran acuerdo buitre y gran parte del andamiaje legislativo que hoy los/nos hunde.



Y llegó el endeudamiento masivo

2016 llevó la deuda 6.800 millones a 12.600, récord del 85%.

Para 2017 el gobierno provincial construyó el teleteatro del presupuesto. Maquinó una operación tratando de poner una norma dentro de otra norma –deuda dentro de presupuesto- .

Algunos artículos de la iniciativa parecerían que los redactó el joven manos de tijera o algún monstruo que se escapó de una película de terror.

Se cabalgó con mucha desinformación en la sociedad y con pocos medios informando o provocando el debate. Se repitió el latiguillo del presupuesto. Se trabaja con la falta de memoria y hasta con la desesperación. ¿Cómo se les ocurre plantear endeudarse con una fórmula matemática como límite? ¿A quién se le ocurre pedir la facultad de emitir bonos para consolidar deudas que todavía no se contrajeron y cuyos bienes y/o servicios siquiera se contrataron?

Es cierto, la situación provincial es delicada, muy delicada. Y muy poca gente lo advierte. Pero esa desesperación no debe llevarnos a la irresponsabilidad de plantear un endeudamiento inmanejable.

Por suerte primó la cordura. Los irresponsables legisladores del radicalismo que apoyan rabiosamente la política de destrucción de Macri pretenden adjudicarse sobriedad, responsabilidad  y hasta algunos “beneficios” de la nueva ley.

Primó la cordura digo, porque en medio de un proyecto nacional que nos hunde, de un gobierno provincial con menos cintura política –y conversación- que una heladera, y una gran crisis social en puerta, la ley que surgió puso límites. Ayudó una Constitución Provincial que no consagra la decisión a la mayoría, sino a los dos tercios, y la responsabilidad de algunos legisladores –inscribo a Daniel Trabalón, del Frente Grande, porque me consta el trabajo que realizó-.  

Cuando termine 2017, probablemente lleguemos a 20.000 millones de deuda.


Ojo, la respuesta es política

No hay mucho margen. El ajuste de gastos será explosivo, incrementar ingresos en las condiciones actuales no es factible, endeudarse prolongará la agonía un par de años y luego a nuestros nietos.

En mi humilde opinión, lo único que frenará el camino al descalabro es el desarrollo de opciones políticas que detengan en las urnas el proyecto de la Alianza Cambiemos.

viernes, 3 de marzo de 2017

¿Olvidos?



La historia reciente previsional: ¿Olvidos, errores o reescritura de la historia?




Por estos días se produjo un áspero debate entre dos mujeres, la presidenta del Comité Provincial de la UCR, ElinaNicoloff y la Secretaria General de la ATECH, Rosita Petrovich. Interesantes temas de la reciente histórica política, económica y gremial con una actualidad potente fueron desgranados por ambas.


Quiero aportar aquí sobre una parte de esa historia, de la que me tocó ser protagonista en mi condición de legislador provincial, porque creo que Elina Nicoloff comete algunos errores o imprecisiones, o tal vez  incluso tergiversa parte de esa historia.  El error, político,  más grande es responsabilizar a los sindicatos como lo hizo en su primer pronuncimiento y lo sostuvo luego. Hay muchos otros, pero prefiero referirme a algunos en aspectos previsionales. 


De los yerros más importantes de Nicoloff surge al atribuir al menemismo el Compromiso Federal -, que es un Convenio, cuando se firmó el 6 de diciembre de 1999 –a 3 días de irse Menem y a instancias del gobierno de De La Rúa (lo firman Federico Storani y José Luis Machinea en su representación)- y se ratificó por el Congreso de la Nación el 15/12/1999 -ley25.235- y por el parlamentochaqueño en mayo del 2000. Lejos está de mí defender a Carlos Saúl, que fue un cáncer terminal a la previsión social argentina, pero esa norma no es desarrollo ideológico de él, ni la Provincia la ratificó a instancias de presiones del menemismo. (Otro yerro grande de Nicoloff fue atribuir al menemismo el descuento del 13%, gran error o abuso de desmemoria).


Vamos al Chaco. Es fácil recorrer la historia previsional desde donde la ubican ambas mujeres en debate. Sólo hay que ver los pronunciamientos de la Cámara de Diputados de la Provincia, ahí el veredicto es contundente: los años de recuperación y ampliación de derechos acontecen entre el 2008 y el 2015. Es cierto, los “contextos” determinan, el menemismo pujó siempre por achicar y durante el período 2003/2015 aconteció la inversa, pero los márgenes y la decisión política de quienes gobiernan una Provincia lo llevan a adherir –o no- a determinadas políticas.


El sistema previsional “vivió” en emergencia entre 1994 y 2004, ésta emergencia -a grosso modo- implicaba descuentos jubilatorios extras y el cálculo de haberes sobre la base de 20 mejores años de aportes. En el año 2006 comienza a operar la devolución de las exacciones a los trabajadores de aquellos más de 10 años. A partir del año 2008 se configuran reformas claves para amparar la vejez: vuelta a los 10 años para calcular los haberes (2008), cobertura de obra social a familiares de desaparecidos o privados de libertad (2008) reconocimiento del derecho a acceder a la obra social y pensión a parejas del mismo sexo (2009), recalculo sobre la base de los 10 años de los ya jubilados con haberes de 20 años (2010), adhesión a la legislación nacional y financiamiento de la reproducción asistida (2015), y –lo dejé para el final por ser lo más relevante- la flamante reforma del artículo75 de la Constitución Provincial (4/11/2009) que tiene dentro varias joyas de protección previsional como por ejemplo el 82% de las 120 mejores remuneraciones.


Y aquí me quiero detener. Pareciera ser que Nicoloff atribuye a los legisladores radicales un protagonismo central en la reforma del artículo 75 de la Constitución Provincial al tiempo que le adjudica al ex gobernador Jorge Capitanich impulsar la transferencia. Un gran falsedad que permanente incurre la UCR y que Nicoloff repite por desinformación y/o para abonar a ello.


Es cierto, los votos radicales eran imperiosos para reformar la Constitución por vía de la enmienda, dado que se requiere unanimidad. Es por eso que tampoco se le puede imputar a Capitanich afán de transferencia del InSSSeP. Fui testigo, soy autor de la iniciativa que parió la reforma de INNUMERABLES conversaciones entre el Gobernador, sectores gremiales y el entonces Ministro de Economía Eduardo Aguilar en las que se configuró una amplia y detallada normativa a instancias precisamente de todos los que estábamos en esa mesa. Ahí Petrovich fue protagonista, por eso lo puede contar con detalles, las y los diputadas/os radicales NO ESTUVIERON dado que murmullaban por los pasillos porque se les caía uno de los cuentos habituales.


Como esa historia –la de la reforma constitucional- no se conoce mucho, un conjunto de organizaciones sindicales organizó en la Legislatura en noviembre de 2016 una Jornada de recordación de los 7 años al tiempo que se expresaba su resistencia a la Armonización de Cambiemos. Lástima el poco interés que tuvieron los legisladores actuales de Cambiemos y sus asesores en conocer la historia y las demandas actuales, porque no fueron.


Los vientos que corren retrotraen los tiempos y volveremos a discutir lo que se discutió. Por eso es importante la memoria, por su proyección sobre el futuro. El macrismo, la alianza PRO/UCR, nos tiene preparados  a los argentinos un banquete de tristezas en materia previsional -algunas de las cuales ya hemos sido testigos en estos días con el ajuste semestral de haberes- y debemos estar dispuestos a defendernos.