miércoles, 8 de septiembre de 2010

El Estado estuvo, está acá


Estuve presenciando la entrega, simbólica, de las netbooks del programa Conectar Igualdad en mí escuela, en la escuela donde doy clases, la EET 24 "Simón de Iriondo" de Resistencia.
Fui un poco para acompañar al Colegio, un poco para acompañar a mis alumnas y alumnos, un poco para acompañar a Cristina Fernandez, mas que nada fui por todo eso y porque considero el tema importante.
Debo confesar que se me empañó el parabrisas al ver a dos de mis alumnas recibir el pequeño elemento en representación de sus 24 restantes compañeras y compañeros. La foto la saque yo.
Algunos sentimientos encontrados: buenos discursos, todos. Algunas caripelas para la foto que no están de acuerdo con el programa y menos con el gobierno nacional, me refiero a funcionarios. Pero buenos discursos. Muy bien la Directora, bien Tete, muy bien Coqui, bien el Ministro de Educación de la Nación.
Me hubiese gustado que se hable mas de la Presidenta. No porque no se habló. Coqui fue muy claro respecto del proyecto -creo sin mencionarla- y el Ministro la resaltó.
Pero es muy valiente el programa y es un mérito de su gestión, y hay que resaltarlo. Muy pocos gobiernos de los paises que se parecen a los nuestros, subdesarrollados, toman éste tipo de decisiones con un profundo contenido igualitario. Y el programa es ninguneado e ignorado por una cantidad importante de medios (algo ya dijimos en éstas páginas). Mas que como Presidenta hay que resaltar una acción de la jefa de Estado que desarrolla una política de inclusión.

Me detengo a destacar porqué creo yo que el programa es importante.
Muchos alumnos, muchas alumnas del sistema educativo formal se están quedando afuera. Miles, probablemente centenares de miles se quedan lentamente afuera. No lo saben, tampoco sus padres y a veces tampoco sus profesores y maestros. No es que no usen una PC, no es que no conozcan sus programas y no sepan para que sirven. Puede pasar todo eso -a muchos ni siquiera eso- pero igual se quedan afuera.
Quedarse afuera es no tener la posibilidad de interactuar con tecnologías de la información como una cuestión familiar, diaria. Quedarse afuera es tener restringido su derecho a utilizar la tecnología como usar un diccionario, una calculadora, un teléfono, un televisor.
Las tecnologías de la información están produciendo cambios muy veloces que no todos nuestros jóvenes podrán comprender e incorporar para defenderse en igualdad de condiciones: es lo que personas mucho mas lúcidas que yo han definido como la brecha digital.
El desarrollo de la sociedad de la información es equivalente, y probablemente superior, a la invención de la imprenta.
Esa nueva brecha maldita que ya está indicando un nuevo analfabeto, el que sabe leer y escribir pero no sabe - o lo sabe en forma insuficiente- utilizar las herramientas tecnológicas para el desarrollo de su conocimiento, destreza o trabajo y, especialmente para decir, expresarse, formar parte de la comunicación.
El desarrollo de la sociedad de la información sin inclusión , especialmente de aquellos que no pueden formar parte de ella por la existencia de una desigualdad visceral podría transformar en mas injusto nuestro futuro.
Probablemente a esta altura estoy sonando excesivamente tecnócrata o demasiado lapidario, ojalá así sea.



1 comentario:

De Vierde Man dijo...

Que emocionante, viejo. El otro día lo escuchaba al repugnante de Fernando Iglesias decir que "un monopolio del estado es peor que uno privado", y ahí está resumida toda la ideología de la derecha. Nada de estado, todo privado. A mi también me gustaría que acá se hable más de la Presidenta, pero debo decir que a esta altura estoy un poco descolocado. Mucho cartel de Duhalde ultimamente.
Un abrazo.